COLEGIO NTRA. SRA. DEL ROSARIO
Cervantes29
Fernández Calzuelas 8
13610 Campo de Criptana Ciudad Real
Teléfono: 926589660 926589660
Fax: 926562126
Dirección de correo electrónico:

VENTA DE UNIFORMES ON LINE

pulsa aquí GALERÍA DE IMÁGENES

Contacto

AVISOLEGAL.pdf
Documento Adobe Acrobat [82.2 KB]

Pastoral

Como Centro en Pastoral, las estructuras, el proceso educativo y el ambiente escolar, han de estar impregnados de Evangelio, fuerza que transforma a las personas e instituciones y abre a la universalidad y a la solidaridad. Por tanto la pastoral en la escuela Dominicas de la Anunciata a la cual pertenecemos deberán seguir unas claves que se encuentran recogidas en nuestro Proyecto Marco de Evangelización.

Las claves que favorecen la comprensión de cuanto se expresa en este Proyecto Marco respecto a los centros educativos son:

1.- Partimos de un cambio de modelo: los centros educativos de La Anunciata son centros educativos en misión compartida. Conscientes de que la misión de anunciar el Evangelio recae tanto sobre las religiosas como sobre los laicos, los laicos educadores han asumido la responsabilidad de participar en el proceso de transmisión, identificación y declaración de la propia fe junto con las Religiosas.

2.- De colegios de cristianos y para cristianos, plataformas de evangelización que socializaban en lo religioso, se ha pasado a colegios que son o quieren ser, ellos mismos, Buena Noticia, verdadera presencia de la Iglesia en el mundo, en medio de la pluralidad religiosa y la diversidad étnica y cultural, en los que se acepta a cada persona de la comunidad educativa en la situación en la que esté y se invita a todos a colaborar según sus posibilidades.

3.- Los centros educativos, más allá de su función académica e instructiva, tienen una función social: ofrecer a todos la fuerza humanizadora y transformadora del Evangelio, el proyecto de vida de Jesús, la experiencia gozosa de la comunidad cristiana acogedora, viva, celebrativa y comprometida.

4.- De acuerdo con el Carácter Propio la acción pastoral en los centros se entiende como un elemento vertebrador de los colegios, no como un apéndice de las tareas escolares. Una pastoral educativa que favorece una síntesis personal entre fe, cultura y vida.

5.- La misión evangelizadora de los centros educativos incumbe a toda la comunidad educativa; hermanas, alumnos, profesores, padres y personal no docente. Se trata de ilusionar a todos para llevar adelante un proyecto común. Todos los miembros de la comunidad educativa están convocados a participar en la acción pastoral.

6.- Las comunidades educativas están llamadas a ser comunidades testigo que anuncien con su vida y con su trabajo al Dios que en Jesús se hace Señor y hermano, al Jesús por el que somos hechos hijos e hijas de Dios, fraternidad universal.

7.- Nuestros centros educativos necesitan creer y ser Buena Noticia para quienes a ellas se acerquen, de manera que todos encuentren motivos suficientes y significativos para crecer y proyectar su vida desde los valores evangélicos.

8.- Toda innovación y renovación pedagógica que llevemos adelante en nuestras escuelas deberá contemplar y ser también una innovación y una renovación de la pastoral escolar.

9.- Toda la propuesta evangelizadora de los centros educativos requiere procesos y acompañamientos, etapas y seguimiento de las mismas, proyección, planificación y evaluaciones cuando se crean necesarias. Sólo si somos capaces de acompañar aquello que promovemos y proponemos estaremos sembrando con fundamento y con visión de futuro.

10.- La última clave de la pastoral en los centros educativos es su carácter global, multidisciplinar y extracurricular. Es necesario que en los centros educativos, junto a la formación académica y como parte de la misma, se trabaje la dimensión vocacional y misionera de la vida cristiana. Que los destinatarios crezcan en sabiduría y en autoconocimiento, que se conozcan, se quieran, crean en ellos mismos y logren poner las bases de su propio proyecto vocacional. Que experimenten el compromiso con los más pobres y realicen opciones vitales al respecto. Y que todo ello forme parte de un mismo proceso global educativo y evangelizador, dentro y fuera de la escuela, tanto en los espacios curriculares como en los ámbitos extracurriculares en los que estamos presentes.