COLEGIO NTRA. SRA. DEL ROSARIO
Cervantes29
Fernández Calzuelas 8
13610 Campo de Criptana Ciudad Real
Teléfono: 926589660 926589660
Fax: 926562126
Dirección de correo electrónico:

VENTA DE UNIFORMES ON LINE

pulsa aquí GALERÍA DE IMÁGENES

Contacto

AVISOLEGAL.pdf
Documento Adobe Acrobat [82.2 KB]

Carácter Propio

Justificación
Toda persona tiene derecho a una educación adecuada y la sociedad debe ofrecerle los medios necesarios para que pueda recibirla.


Esto supone:


•  La libertad de crear y dirigir centros educativos;
•  La libertad de elección de centro por parte de los padres, primeros educadores de sus hijos.
•  La libertad en el desarrollo de la función docente en el marco del Carácter Propio de cada centro.


Las leyes  vigentes de cada país establecen que los centros educativos tienen derecho a definir su Carácter Propio, por tanto, dado el pluralismo de nuestra sociedad, se hace necesario que las personas y las instituciones manifiesten claramente los rasgos de su identidad.


De acuerdo con esto, nuestros centros de Dominicas de la Anunciata presentan el modelo educativo que ofrecen. Queremos así exponer, a la sociedad y a los organismos oficiales competentes, las líneas fundamentales de nuestra propuesta educativa.


Manifestamos que es una propuesta basada en la doctrina de la Iglesia católica  en la voluntad de nuestro Fundador, Padre Francisco Coll, y con el objetivo de ofrecer un servicio a aquellas familias que quieren una educación cristiana para sus hijos. Es una oferta educativa claramente definida y al mismo tiempo respetuosa para con todas las otras opciones y deberá ser conocida y aceptada por toda la comunidad educativa, al menos desde una actitud de respeto.


Los principios educativos que ofrecemos en este documento deben ser la base de nuestro quehacer educativo, a fin de que, de forma coherente y con sentido de responsabilidad, colaboremos juntos para ofrecer una educación integral a nuestros alumnos.


Con este Carácter Propio hacemos público nuestro compromiso de servicio a la sociedad y a la Iglesia como escuela cristiana inserta en la cultura de nuestro tiempo y en la realidad social que nos toca vivir.


Queremos que la propuesta de este Carácter Propio llegue a ser el eje que haga converger los objetivos pedagógicos y la acción formativa de todos los que constituimos la comunidad educativa de nuestros centros.


Nuestra identidad


Las Dominicas de la Anunciata constituimos en la Iglesia una Congregación religiosa de vida apostólica inserta en la Orden de Predicadores.


El Padre Francisco Coll fundó la Congregación conforme al carisma dominicano "para ofrecer un servicio generoso a la Palabra de Dios" anunciando la Buena Noticia a todos, especialmente a los niños y jóvenes, a través de la educación. Su deseo era que las hermanas "enseñaran la verdadera doctrina por las poblaciones grandes y pequeñas" e "iluminaran de este modo las tinieblas de ignorancia".


Nuestro Padre Coll, a través de su tarea apostólica, intuyó el valor y la trascendencia de la educación para la formación de la persona, para el bien de las familias y de la sociedad y como medio privilegiado de evangelización.


Nuestros centros de Dominicas de la Anunciata se definen como escuela católica que participa de la misión apostólica de la Iglesia  de acuerdo con el espíritu y la voluntad del Fundador.


Según el carisma recibido y la trayectoria seguida por la Congregación, nuestra opción preferencial se orienta a los más necesitados.


Estilo educativo


Fieles al deseo del Padre Coll haremos de  nuestros centros educativos lugares de promoción humana y  de evangelización, insertos en la realidad, donde se dé el anuncio de la Palabra, se celebre la fe, se ayude a la maduración personal y al compromiso social.


Daremos prioridad a las características propias del estilo dominicano:


• Educación desde una comunidad, en la que todos los integrantes asumen el compromiso de mantenerla viva y en renovación permanente, y ponen los medios para conseguirlo.
• Profundidad en la búsqueda de la Verdad y adhesión a ella a través del estudio y la oración.
• Síntesis progresiva y armónica entre fe, cultura y vida.
• Respeto a la dignidad de la persona y cultivo de sus valores peculiares.
• Sencillez, apertura, actitud positiva, compasión, misericordia y cercanía a todos, en especial  a los más necesitados.
• Vivencia de la fraternidad en un ambiente de diálogo, participación, corresponsabilidad y solidaridad.
• Amor filial a María, Madre de Jesús.


 Tipo de educación


Nuestros centros quieren ser una alternativa inspirada en una concepción cristiana del hombre, de la vida y del mundo, participando así de la misión evangelizadora de la Iglesia.
Fieles a los rasgos de la escuela que quería el Padre Coll, en ellas:


• Se propone un modelo de educación integral y armónica que favorezca el desarrollo de las capacidades físicas, afectivo-emocionales, intelectuales, sociales, éticas y trascendentes de sus educandos.
• Se educa desde una comunidad que promueve el respeto a la persona y la convivencia fraterna en un clima de sencillez y cercanía, estando abiertas a todos y acogiendo y aceptando la pluriculturalidad.
• Se suscita una actitud crítica, abierta, dialogante y responsable ante un mundo globalizado, plural y en constantes cambios.
• Se orienta y acompaña a las familias en su misión de primeros educadores de sus hijos, ofreciéndoles medios para su formación y cauces de participación.
• Se ofrece un servicio educativo desde los valores evangélicos y se acompaña al alumno en su proceso de maduración en la fe y de integración en la comunidad cristiana.
• Promueven la devoción a María e inculcan el amor al Padre Coll.
Como Centros en Pastoral, las estructuras, el proceso educativo y el ambiente escolar, han de estar impregnados de Evangelio, fuerza que transforma a las personas e instituciones y abre a la universalidad y a la solidaridad.


Perfil de persona


Educar en un centro de las Dominicas de la Anunciata implica promover y potenciar con ánimo esperanzado una educación integral que desarrolle todas las dimensiones de la persona.


Física, afectiva e intelectual:


• Se acepte a sí misma desde sus posibilidades y limitaciones; sea acogedora, dialogante, sencilla; tenga una actitud positiva ante sí misma, ante la vida y las situaciones que le rodean.
• Valore y viva la relación familiar.
• Ejerza su responsabilidad siendo fiel a la palabra dada, asidua en el trabajo personal y el estudio, y comprometida en la búsqueda de la verdad,
• Desarrolle los hábitos de la buena convivencia y la participación en la vida escolar.
• Cultive su interioridad, la reflexión y el silencio; la expresión de las vivencias y sentimientos; la capacidad de empatía, admiración y agradecimiento; el deseo de autenticidad y sinceridad.

 

Social:


• Adquiera la capacidad para la relación interpersonal y para encontrar sentido a su vida en el servicio y en el compromiso social de manera solidaria.
• Tenga una actitud de respeto y defensa de la vida en todas sus manifestaciones.
• Valore la persona y su entorno, se comprometa por la paz, la justicia, la libertad y la democracia.
• Sea sensible y abierta a las otras personas y a sus necesidades, capaz de comprender y tener en cuenta los sentimientos de los otros y de trabajar en equipo.
• Dé especial importancia, en nuestra sociedad multicultural y multirreligiosa, a aspectos tales como: el respeto a la diversidad y singularidad de las personas, la participación en el ejercicio democrático, el crecimiento de la amistad, el aprecio de la propia cultura como fuente de enriquecimiento personal y grupal.

 

Ética y sentido trascendente:


• Experimente procesos de conocimiento y vivencia del mensaje de Jesús; cultive y desarrolle actividades y valores de apertura a la trascendencia.
• Se abra a la búsqueda de la Verdad a través de la Palabra, según nuestro carisma dominicano.
• Llegue a identificarse con la persona y mensaje de Jesús de Nazaret y descubra su condición de Hijo de Dios y hermano de todos los hombres, comprometiéndose en la colaboración y la transformación de la sociedad según el Evangelio, desde la conciencia de su pertenencia y participación en la Iglesia.
• Tenga a María como madre y modelo de vida.

 

Línea pedagógica


Entendemos que el alumno es el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje. Ello implica:


• Ayudarle a descubrir sus capacidades y la responsabilidad de desarrollarlas para crecer como persona.
• Potenciar la autoestima para que el alumno se sienta feliz consigo mismo y en la relación con los otros.
• Promover una disposición favorable para la formación permanente y para la adaptación a situaciones nuevas.
• Desarrollar la capacidad de análisis crítico y el ejercicio de la libertad.
• Considerar la orientación y el acompañamiento como ejes de la acción educativa para el crecimiento personal, el proceso de aprendizaje y la elección profesional y vocacional.
• Formar para el buen uso del tiempo de ocio en sus diversas manifestaciones.
• Seguir una metodología activa, participativa y creativa adaptada a la diversidad de alumnos; abierta y flexible a las innovaciones didácticas de cada momento.
• Facilitar una preparación básica en el campo de las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones, para que consigan, con sentido crítico, nuevos conocimientos.
• Crear un ambiente escolar que favorezca el diálogo, la convivencia y el respeto al otro.
• Fomentar la cooperación y el trabajo en equipo, valorando las perspectivas, experiencias y formas de pensar de los demás y evitando la competitividad.
• Insertar la labor educativa en la realidad del entorno aceptando y viviendo la pluriculturalidad como un valor que enriquece a la persona y al grupo.
• Impartir la enseñanza religiosa escolar, de acuerdo con las orientaciones de la Iglesia católica, desde un ámbito de respeto y libertad a las otras religiones y creencias.
• Desarrollar la dimensión ética y trascendente, facilitando al alumno medios que le lleven al encuentro con Jesucristo y al compromiso en la construcción de un mundo más justo, más libre y en paz.


Comunidad educativa


La comunidad educativa está constituida por: La Entidad Titular, dirección, profesores, alumnos, padres y madres o tutores, personal de administración y servicios y otras personas que participan en la acción educativa del centro. Cada uno de estos estamentos tiene un papel específico y unas responsabilidades propias, contenidas en el Reglamento de Régimen Interior del Centro, que se han de armonizar, a fin de conseguir una educación integral y de calidad.


La comunidad educativa de los centros de Dominicas de la Anunciata, desde el testimonio y anuncio explícito de Cristo, hará presentes los valores evangélicos y los propios de nuestro carisma dominicano.


El compromiso que asumen todos los miembros al formar parte de una comunidad educativa lleva a desarrollar el sentido de responsabilidad y pertenencia al centro, y consecuentemente a:


• Compartir la misión y colaborar en toda la acción educativa.
• Comprometerse en la formación permanente y participar en la formación institucional.
• Reconocer y respetar las diferencias; apoyarse mutuamente y valorar el trabajo personal y de equipo; priorizar siempre el bien común sobre el particular.
• Dinamizar un proceso de aprendizaje y crecimiento personal que tenga en cuenta las necesidades de los alumnos, de la sociedad y de la comunidad educativa.
• Acoger, respetar y compartir con las nuevas culturas, y desarrollar programas para la convivencia.
• Fomentar los medios que faciliten la relación entre los estamentos que conforman la comunidad educativa del centro y con otros centros de Dominicas de la Anunciata.
• Promover la colaboración de las familias y la apertura del centro a las mismas.
La construcción de una auténtica comunidad educativa cristiana es el objetivo que pretendemos y el compromiso que todos hemos de asumir.


Estructura organizativa


Los centros educativos de las Dominicas de la Anunciata han de establecer una estructura organizativa de acuerdo con este Carácter Propio y la legislación vigente de cada país, que garantice la participación y corresponsabilidad de todos.


La Entidad Titular es la última responsable de la gestión y funcionamiento de los centros, en orden a conseguir sus fines educativos.


El Reglamento de Régimen Interior debe recoger el conjunto de normas que regulen toda la actividad del centro y garanticen la adecuada coordinación de los estamentos de la comunidad educativa.


En la gestión del centro se ha de vertebrar adecuadamente la intervención de los diferentes estamentos a través de los oportunos órganos unipersonales y colegiados, garantizando la participación. Ésta ha de ser expresión de un intenso sentido de responsabilidad y debe tener como punto de referencia el respeto y estima a los principios y valores que constituyen la identidad propia del centro.


Este Carácter Propio tiene un valor normativo para los centros de las Dominicas de la Anunciata y, en sus contenidos fundamentales, sirve de referencia para otros documentos particulares y para la elaboración del Proyecto Educativo del Centro.